Diario

Alfonso Valera Martínez. 1º AC

Diario

Hola a la persona que está leyendo este reducto de mi mente. Me gustaría que la gente supiese lo que me está ocurriendo y no sé si podré llegar a ver el final. Es por eso que estoy escribiendo este diario, algunas fechas son imprecisas y aproximadas pues me baso en recuerdos de mi vida. He aquí mi experiencia.

1 de Mayo de 2007: Anoche empecé a oír un ligero zumbido mientras dormía; lo más seguro es que no sea nada o será por la música tan alta; ayer fue mi cumpleaños.

8 de Junio de 2007: El zumbido ha pasado a ser un pitido muy molesto. Mis padres dicen que no es nada y que puede ser causa de alguna alergia. No me fío de ellos.

9 de Septiembre de 2007: El pitido perdura. Ya no sé si podré aguantar más. Cada día me cuesta más dormir, es como si un estadio de fútbol me estuviese pitando en el oído. Mis padres siguen pasando de mí y me preocupa que esto siga; empiezo enseguida el instituto y no sé si podré aguantar allí.

17 de Octubre de 2007: Como imaginaréis el pitido perdura. Cada noche que pasa es un infierno. Veo el tiempo pasar y no consigo dormirme. Doy tantas vueltas en la cama que me parece que duermo en una cama de púas. Cada día me cuesta más prestar atención en clase, ya me han castigado por casi dormirme.

20 de Noviembre de 2007: Ya no duermo por las noches. Mi vida se ha convertido en un suplicio. Me duermo en medio de las clases y después despierto en medio del patio. Ya no sé lo que me pasa. Estoy pensando en suicidarme. Pero cómo….

15 de Diciembre de 2007: Escribo esto ya desde la sala de mi casa, ya no necesito mi cama, hace días que no duermo, ni en las clases, ni en mi cama, ni en ningún otro sitio. He intentado dormirme por todos los medios pero no puedo; he tomado tranquilizantes, valium, y otros mejunjes .Últimamente me paso las noches viendo teletienda, es horrible, mi vida y la televisión que ponen por la noche.

16 de Diciembre de 2007: Anoche oí un ruido extraño. No sé lo que era pero me parece que se mueve por la casa. Todo esto se está volviendo muy extraño. Creo que me estoy volviendo loco y a cada segundo la palabra suicidio me parece más seductora.

23 de Diciembre de 2007: Ya me han dado las notas de clase. Todas las asignaturas están suspensas. Creo que debo dejar el instituto, por suerte se acercan las vacaciones y espero pasármelo bien.

8 de Enero de 2008: Sigo yendo al instituto, pero sigo sin poder dormir. Estas vacaciones, a diferencia de las de todo el mundo, han sido un infierno. Me he dado cuenta de que en Navidad lo único que ponen en la televisión es basura promocional y marketing.  Hoy ha venido una chica nueva al instituto. La gente no se ha dado cuenta de ello pero yo sí. Es alta, más alta que una chica de su edad, pero no más alta que yo; tiene unos brillantes ojos azul verdoso que me recuerdan a algo pero no sé a qué, y su pelo, su pelo es más negro que el carbón pero más brillante que el metal. Mañana la saludaré.

15 de Febrero de 2008: Ayer fue San Valentín. Intenté hablar con la chica, pero cada vez que me acercaba a ella, desaparecía. En realidad, alguien me preguntaba algo, la perdía de vista un instante y al volver a mirar donde antes había estado ella, había desaparecido. Siempre sucede lo mismo, desde el primer día que vino. Lo que me está sucediendo va más allá de toda lógica  y no sé si podré aguantar esta situación durante mucho más tiempo.

29 de Abril de 2008: Ya casi ha pasado un año desde que empezó esta tortura y aún así no me veo con la suficiente fuerza como para liberarme de este pesar, ni me veo con las suficientes ganas de vivir. Lo único que me mantiene atado a este mundo es la presencia de esa chica misteriosa, de la que ni siquiera sé su nombre. Lo único que sé es que está ahí, inmóvil, esperando a que una brisa de viento la mueva con delicadeza. Parece eterna y a la vez tan frágil que tan solo una mala mirada podría romperla en varios trozos de porcelana. A cada momento más extraña, parece que solo se fija en mí, pero me evita, y eso me molesta. Y eso no es todo, cuando por fin me decidí a saber su nombre, a un profesor fui a preguntar, y extrañado me preguntó por la descripción de esta chica. Extrañado, el profesor me preguntó si de un producto de mi imaginación se trataba; que tal persona no se hallaba, al menos, en mi clase. Y si es cierto lo que me han dicho, ¿qué he visto yo?

Junio de 2008: Ya se me ha olvidado por completo dormir. No puedo. Sólo puedo pensar en esa chica. Esa dama emparentada con una bruja me tiene hechizado. Sus ojos me mantienen atrapado en una cárcel de hielo de la que no me puedo liberar. Harto de esta situación, he decidido seguirla para saber dónde vive. Hasta ahora sólo me ha dado vueltas por el pueblo. Calle arriba, calle abajo. Yo la sigo a todas partes en busca de una respuesta que libere mi condena. Pero sigo sin obtener respuesta alguna sobre su paradero. Ni siquiera he oído su voz. Seguro que es dulce, dulce como la miel recién cogida del panal; seguro que sonará como un coro de ángeles y arcángeles cantando al unísono una misma canción de amor. Y seguro que en su casa ella estará postrada ante la ventana de su habitación esperando que un caballero andante la libere de la misma prisión de la que yo estoy prisionero.

Agosto de 2008: Ya no aparezco por mi casa. Estoy empezando a olvidar la sensación de comer, y cuando me acuerdo de ella, siento náuseas. Pero no importa. Seguro que cuando la encuentre por fin podré descansar en paz y todo volverá a la normalidad junto a ella. Sí, junto a ella seré feliz, la dicha vendrá a mí y podré vivir en paz. Pero por ahora he de aguantar esto y seguir con mi castigo. Estoy seguro que lo que me está sucediendo es el resultado de Dios, que me está poniendo a prueba, para saber si soy digno de ella. Seguro que lo soy. Soy digno de todo honor, de toda gloria y de toda esperanza. Pero estoy cansado, noto cómo se me acaban las fuerzas… pero siempre vuelven. Vuelven cada vez que consigo ver a esa chica tan misteriosa que me mantiene prisionero. Pero ya sé que pronto terminará, porque ahora la sigo noche y día sin descanso. Y ella sigue caminando, y sigue, y sigue, y sigue,… parece como si no tuviese casa y no se cansase, parece un alma condenada a vagar eternamente por este mundo, cautivando a los vivos y llevándolos consigo hasta donde quiera que vaya,… pero sigo viéndola yo solo.

27 de Enero de 2010: Este párrafo será lo último que escriba. He viajado a cientos de kilómetros caminando sin descanso alguno con tal de poder, simplemente, oír un sonido de ella, pero siempre sigue caminando. Pero por fin volvió a mi pueblo natal que tanto añoraba, y yo con ella. La seguí por todo el pueblo, y la gente, al pasar, me veía anonadada, pero yo no le hacía caso y seguí mi búsqueda. Al final acabamos, digo acabamos porque la gente del pueblo siguió esperando a que sucediera algo, encima de un puente sobre la carretera. Y es aquí donde escribo estas últimas líneas, pues todo lo anterior fue escrito durante mi viaje. Por fin la chica se detuvo, como esperando a que le dijese algo, fui corriendo hacia ella pero antes de que dijese palabra alguna, me detuvo con su mano, saltó la valla que separaba el asfalto del vacío y cayó. Y como siempre la sigo… podréis imaginar lo que haré a continuación. Me despido de vosotros.

Y ahora me veo postrado en una cama del hospital, manteniendo mi vida una máquina y esperando a que llegue el día del juicio final. Mi familia, alrededor, llora desconsoladamente por cómo se me ocurrió semejante idea. Al lado de mi cama hay otra. Dentro de esa cama se encuentra una chica. Una chica con ojos azul verdosos  y pelo tan negro como el carbón y brillante como el metal. En su ficha pone que está postrada en la cama, en el mismo estado que hace tres años. Pero aun así, yo la veo a mi lado. Está de pie, con una sonrisa picarona, típica de un niño pequeño que ha conseguido un caramelo. Y parece feliz. No lo parece, por fin me habla y me dice que es muy feliz de estar conmigo. Y yo me alegro. Por fin le cojo de la mano y salimos por la puerta, sin hacer mucho ruido para no asustar a mi familia que está llorando porque estoy en coma, al igual que la chica, a la que por cierto no le he preguntado el nombre, pero creo que tenemos toda la eternidad para poder conocernos bien.

Ganador del Concurso Literario del Día de Santo Tomás 2009-2010. Narrativa. 3ª Categoría

Anuncios
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: